Devocional 1 de Enero 2018

CARTAS DE CRISTO


2ª CORINTIOS 3:3.    “Siendo manifiesto que sois carta de Cristo expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón”.


No es nueva, ni únicamente nuestra la costumbre o necesidad de pedir o requerir cartas de recomendación. Cuando debemos recurrir a ellas cuidamos de escoger muy bien a las personas que las deben escribir y cuando somos quienes las hacemos seleccionamos las mejores palabras.

En el texto citado el apóstol Pablo habla de cartas de recomendación v.1 humanas, vivientes y parlantes, usted y yo. ¡Sí! Somos cartas de Cristo para quienes nos leen; esto es quienes nos ven, nos escuchan, nos hablan, es decir para quienes en algún momento se cruzan en nuestra vida sea por corto o largo tiempo.

Las cartas de las que habla el apóstol tienen entre otras las siguientes características: Conocidas, leídas por todos v.2, por tanto ppúblicas, es decir son testimonio, son escritas no con tinta y no en papel sino en nuestros corazones v. 3 (Hebreos 10:16) y además el divino autor es el Espíritu del Dios vivo v.3

Los cristianos, cartas de Dios, son confiables v.4, capacitados por Dios v.5, sinceros v.12, esperanzados en Él v.12, y en permanente transformación v.18

Es un privilegio ser los portadores del escrito de Dios para el mundo.

Hoy, desde la mañana hasta la noche usted se relacionará con otros, sea familia, compañeros, amigos, discípulos, jefes, subalternos, consiervos y ellos leerán en usted el mensaje de Dios.

REFLEXIÓN:
¿Pueden otros leer claramente lo que Dios quiere para otros a través de lo que soy? ¿Es coherente mi mensaje con lo que digo y hago? ¿Es el mismo mensaje o lo he distorsionado? Sí es un privilegio ser carta de Dios pero es también una gran responsabilidad.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.