Devocional 1 de Septiembre 2017

NO HAY EXCUSA


Romanos 1:20 “Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa”

¡No hay excusa! Es una verdad muy difícil de aceptar cuando la naturaleza humana tiende a buscar excusa para todo lo que no hace o hace mal. Pablo escribe a la iglesia de Roma, a quienes aún no conocía una epístola que es conocida como la más completa exposición de la doctrina cristiana; aborda en forma ordenada los grandes temas teológicos, su carácter, como toda la Escritura es de aplicación universal y para todos los tiempos.
El apóstol explica o hace caer en la cuenta que Dios es un Dios que se revela por misericordia al género humano; Él se manifiesta a través de Su Palabra y de la creación. En el versículo de referencia: Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

El autor quiere enfatizar que no es disculpa expresar que se peca y se permanece en la impiedad por desconocimiento del Señor, la creación muestra Su eterno poder y Su divinidad desde el principio, a ninguna generación se le ha impedido el conocimiento de sus atributos, a pesar del pecado original no se nos quitó la capacidad de apreciar y entender que solamente Él es creador y hacedor de maravillas. Bien lo expresa el salmista. 19:1 Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. No solo David pudo apreciarlo, todos en los diferentes momentos de la historia hemos sido testigos y beneficiarios de su poder y su deidad.

No hay excusa para repetir estas verdades pero actuar como si no las entendiéramos, no hay excusa para dañar la creación con nuestras malas prácticas cotidianas, no hay excusa para no rendirnos en adoración cada día, no hay excusa para no hablar de su grandeza, no hay excusa para no buscar su revelación en La Palabra.

REFLEXIÓN:
Sí, nosotros que conocemos de su poder y su divinidad, no tenemos excusa para no ser sus embajadores en cada lugar y cada momento. ¡No hay excusa!


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.