Devocional 1 de Marzo 2018

ORAR EN EL NOMBRE DE JESÚS


Juan 14:13-14 "Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré". 


En el último encuentro del Señor Jesús con sus discípulos antes de su crucifixión, Él, en su bondad quiere hacer las últimas recomendaciones y pronunciar las últimas promesas. Una de ellas es la del versículo para hoy. Es una recomendación pero también una promesa.

Nuestra naturaleza nos impulsa a leerla solamente como una promesa y creemos que es una credencial para pedir en oración todos nuestros deseos y cerrar con la frase "En el nombre de nuestro Señor Jesucristo"

Recordemos que para los hebreos y en el contexto bíblico el nombre representa lo que la persona es. Indica su carácter, por tanto el Nombre del Señor indica sus atributos, de esta manera, orar en el Nombre del Señor es reconocer su soberanía, su obra redentora, andar de acuerdo con sus lineamientos, aceptar su voluntad cada día.

Orar en el Santo Nombre del Señor no es una fórmula para que Él se plegue a nuestra voluntad, tampoco es una expresión que se ha convertido en ritual; es manifestar que sinceramente deseamos su gobierno en nuestras vidas y por tanto confiamos en que Él responderá de acuerdo con Su Voluntad

REFLEXIÓN:
Al cerrar nuestras oraciones con "En el nombre del Señor Jesucristo" ser conscientes de su grandeza, su poder, su amor, su voluntad y aceptar su respuesta a nuestra petición.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.