Devocional 2 de Enero 2018

SEGURIDAD EN EL CONOCIMIENTO DE DIOS


SALMO 27: 1-3 Jehová es mi luz y mi salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme? Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra mí, No temerá mi corazón.

Estos tres versículos nos ilustran acerca de algunas características de Dios. Él es luz, salvación y fortaleza. Luz por cuanto guía, ilumina, muestra, enseña, aclara, permite ver y entender. Salvación, no solo del pecado y sus consecuencias sino también de la enfermedad, la pobreza, los enemigos, los peligros, las dificultades emocionales. Fortaleza porque es nuestro protector, refugio, soporte, ayudador. (v.1)

Conociendo lo que es El Señor, podemos advertir las acechanzas del enemigo que se presentan usando diversas estrategias, entre otras, estados emocionales adversos, dolencias físicas, preocupaciones económicas, desavenencias familiares y un sinfín de circunstancias que pueden robarnos la paz y hasta la fe. (v.2)

Confiar en el Dios conocido es nuestro escudo y protección entre otras razones porque: Él conoce todo y sabe lo que nos conviene, su poder es ilimitado, es Omnipresente, sus promesas son verdad, su carácter es Santo y Bueno.

Solo conociendo a Dios y de Dios podemos confesar como Pablo el texto de Romanos 8:38-39 El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas? ¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Dios es el que justifica.

REFLEXIÓN:
Hoy es un buen día para conocer más de Dios y crecer en mi relación con Él.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.