Devocional 4 de Septiembre 2017

SÍGUEME


LUCAS 5:28 “Y dejándolo todo, se levantó y le siguió. ”

Este brevísimo versículo, tan grande en contenido, involucra la acción de dos personajes, Leví quien es que se levanta y deja todo y el Señor Jesucristo quien le invita a seguirlo.

Leví, quien más adelante se llamará Mateo, era un judío y su oficio considerado como uno de los más despreciables, cobrador de impuestos, ¡de impuestos para el imperio romano, el opresor!, él, judío ¡colaborando con Roma en contra de sus compatriotas!; nada envidiable socialmente excepto el alto lucro que derivaba para sí.

Varios tópicos hacen de esta historia un tema tan interesante y con tantas enseñanzas:

• Luego de otorgar el perdón y la sanidad al paralítico llevado por sus amigos, el Señor sale hacia el lago, un lugar abierto y con mayor capacidad para continuar enseñando.
• En su corto recorrido pasa frente de donde está Leví, sus miradas se cruzan y el Señor le dice: Sígueme.
• Leví lo deja todo, y le sigue.
• Es una de las conversiones más dramáticas registrada en los evangelios.
• Leví, estaba sin duda bajo la convicción de pecado, recordemos que era judío conocedor de la Ley.
• Tan milagrosos fueron su arrepentimiento y el perdón concedido como la sanidad del paralítico.
• Él anhelaba ser libre del peso de pecado y del desprecio de sus coterráneos.
• No hay asomo de duda, dice que se levantó y lo siguió.
• Su conversión desata la habladuría de los fariseos, no entienden o no quieren aceptar que un publicano sea luego anfitrión agradecido del Maestro y en adelante su discípulo.

La gran enseñanza es dada por un pecador arrepentido, no por un rabí o maestro de la Ley. Es redargüido por el Espíritu Santo, su obediencia es inmediata y absoluta. No duda en dejar una vida de comodidades materiales para hacer parte de un equipo de hombres sin residencia fija ni pertenencias aseguradas.

REFLEXIÓN:
Leví abandona todo por seguir a Jesús, enseguida comienza a participar a otros pecadores de su decisión, cambia el bienestar material por la gloria de ser seguidor y servidor del Señor. ¡Su vida es ejemplo de obediencia!


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.