Devocional 4 de Febrero 2018

TÚ ESTÁS AHÍ


SALMO 139: 1-6 Oh Jehová, tú me has examinado y conocido. Tú has conocido mi sentarme y mi levantarme; Has entendido desde lejos mis pensamientos. Has escudriñado mi andar y mi reposo, Y todos mis caminos te son conocidos. Pues aún no está la palabra en mi lengua, Y he aquí, oh Jehová, tú la sabes toda. Detrás y delante me rodeaste, Y sobre mí pusiste tu mano. Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender

Sí, es un texto largo, podríamos citarlo todo para escribir sobre su omnipresencia, su omnisciencia pero sobre todo acerca de su cuidado, protección, solicitud; es un salmo hermoso de adoración y alabanza escrito por David y legado por Su gracia a nosotros como regalo que nos permite conocer más de Su grandeza.

A pesar de lo que somos, pensamos, decimos y de cómo actuamos Él está ahí, como amoroso padre cuidándonos, presto a nuestras peticiones; conoce TODO de nosotros, no podemos esconder o aparentar delante de Él, con el no vale ni maquillaje, ni disfraces, no valen las fórmulas de cortesía, no importa el traje que use, su conocimiento acerca de ti y de mí es de nuestra naturaleza, de nuestra esencia, esa que no compartimos con nadie, la parte de cada uno que consideramos infranqueable, todo sobre lo que defendemos del mundo exterior. ¡Dios está ahí!

Además es nuestro compañero, así no lo creamos o no percibamos su presencia, en la cotidianidad de la vida, conoce nuestros movimientos, sean lentos o acelerados, conoce nuestros pensamientos sin importar donde estemos, viaja con nosotros o se queda en casa, aún no hemos hablado y sabe lo que vamos a decir, va delate y detrás nuestro. ¡Qué vergüenza Señor! Mis pensamientos, expresiones, movimientos, viajes, descansos son muchas veces reprochable y ¡Tú estás ahí!

Es verdad, Señor, a mí como al salmista me maravilla Tu omnipresencia, ¡no la puedo entender! Oro para que me hagas entender la grandeza de tus atributos y sea agradecida por ellos, porque sé que Tú, en tu grandeza y por tu misericordia estás ahí.

REFLEXIÓN:
Quiero dejar como motivo de meditación el último versículo de este salmo de la NTV que dice así: Señálame cualquier cosa en mí que te ofenda y guíame por el camino de la vida eterna.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.