Devocional 5 de Septiembre 2017

¿PARA QUÉ?


SALMO 78:6 “Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos.”

Un propósito, Él es un Dios de propósitos, sus ordenanzas, mandamientos, advertencias, toda Su Palabra encierra propósitos para nuestras vidas a través de los tiempos. El texto de hoy no es la excepción, Asaf el salmista, inspirado por el Santo Espíritu escribe este masquil, o instrucción, porque el pueblo de Israel ha olvidado los mandamientos del Señor y ha manifestado su infidelidad de diversas maneras, mentiras, adulación, ingratitud, alejamiento.

El salmista recuerda como Dios desde el principio quiso guiar a su pueblo a través de palabras y acciones que debían ser transmitidas de generación a generación, Asaf lo dice claramente: El estableció testimonio en Jacob, Y puso ley en Israel, La cual mandó a nuestros padres. Que la notificasen a sus hijos; Para que lo sepa la generación venidera, y los hijos que nacerán; Y los que se levantarán lo cuenten a sus hijos, A fin de que pongan en Dios su confianza, Y no se olviden de las obras de Dios; Que guarden sus mandamientos.

Lo que hace el texto es recordar una de las grandes recomendaciones de Moisés (Deuteronomio 6:6-9) y hoy también tiene los mismos propósitos: Que las siguientes generaciones conozcan a Dios para que pongan en Él su confianza, guarden sus mandamientos y no se olviden de sus obras.

REFLEXIÓN:
Si bien cierto la relación con Dios es un asunto de persona a persona, es nuestra obligación enseñar a nuestros hijos y nietos sus verdades, principios y bondades, confiar en la obra del Espíritu Santo para que el legado de fe continúe hasta las siguientes generaciones o hasta que Él regrese.


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.