Devocional 5 de Noviembre 2017

DIOS FUENTE DE TODA BENDICIÓN


NÚMEROS 6:24- 27 “Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz. Y pondrán mi nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré”.

Conocida como la bendición sacerdotal, es uno de los regalos más preciosos del Señor para su pueblo. Es Él mismo quien da la instrucción para que Aarón y sus hijos, los sacerdotes, bendijeran a Israel.

Veamos algunas de sus características.

dirigida en singular: “Jehová te bendiga y te guarde. Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia, Jehová alce sobre ti su rostro y ponga en ti paz”. Una iglesia bendecida está constituida por individuos bendecidos.

El nombre de Jehová se repite tres veces.

La bendición va de lo general a lo particular:
a) Jehová te bendiga: Lo general. Indica la presencia de Dios cada día.
b) Te guarde: Protección divina contra todo mal, llámese pecado, calamidad, enfermedad.

Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti:
a) Dios muestra su favor y gracia sobre alguien.
b) Él da el don de conocimiento espiritual y discernimiento moral.

Y tenga de ti misericordia
a) Muestra a Dios benigno. Su misericordia es muestra de su gracia sobre el hombre.

Jehová alce sobre ti su rostro.
a) Modismo hebreo que significa la mirada amorosa de un padre sobre su hijo o la sonrisa de los amigos cuando se encuentran.

Y te de paz.
a) El original traduce “establezca para ti paz” la palabra hebrea Shalom, paz, connota estar completo; por consiguiente reúne la totalidad de las bendiciones del Padre.

El versículo 27 ratifica su bendición.

REFLEXIÓN:
Estemos seguros que la bendición sacerdotal de Aarón para Israel, es la bendición de Dios sobre su iglesia hoy. Incluye especial protección contra el mal, perdón de pecados al ser depositarios de su misericordia y adoptados como sus hijos, completa felicidad al estar reconciliados con Él, con nosotros mismos y con los demás. ¡Gracias Señor por tu bendición! ¡Gocémonos y alegrémonos en Él!


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.