Devocional 5 de Octubre 2018

EL FUEGO PERENNE


LEVÍTICO 6:13 "El fuego arderá continuamente en el altar; no se apagará".

Parece que en medio de todas las instrucciones dadas por el Señor a Moisés con respecto a los rituales de perdón y adoración, para ser repetidas a los sacerdotes y levitas, esta fuera muy sencilla de acatar: NTV dice: "Recuerden, el fuego del altar siempre debe estar encendido; nunca debe apagarse".

Las dos versiones recogen una afirmación y una negación; típico en el lenguaje hebreo usar este tipo de expresiones (pleonasmo) para hacer énfasis en el mensaje; es este caso: "POR NINGÚN MOTIVO DEJARÁ DE HABER FUEGO EN EL ALTAR".

Hoy Él mismo nos invita a no permitir que el fuego de la adoración se apague en nuestra vida; muchas referencias del Nuevo Testamento nos recuerdan que hoy, el altar de adoración es nuestra propia vida y que el fuego que debe permanecer ardiendo todo el tiempo es el fuego purificador de Espíritu Santo.

Ningún motivo debe producir que el fuego se apague. Si es pecado, el arrepentimiento sincero lo avivará; si son dificultades, llámense enfermedad, pobreza, relaciones rotas, ministerios infructuosos y todos los demás, recordemos que Él además es nuestro Consolador y es la fuente de fervor y presente avivamiento; no debemos esperar actividades especiales de la iglesia para ser avivados; el fuego NO debe apagarse nunca.

REFLEXIÓN:
¿El fuego de la presencia del Espíritu está ardiendo hoy? Si no es así, con humildad de corazón y plena certeza de que Él es nuestro ayudador, oremos, supliquemos, clamemos para que seamos avivados en su amor.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.