Devocional 6 de Enero 2018

MADRUGARÉ A BUSCARTE


ISAÍAS 26:9a Con mi alma te he deseado en la noche, y en tanto que me dure el espíritu dentro de mí, madrugaré a buscarte.

A no ser que el sueño nos venza, cada noche al acostarnos, pensamos en las tareas u ocupaciones del siguiente día y éstas pueden hacernos sonreír o fruncir el ceño.

La lectura del texto citado es una promesa del profeta Isaías en medio de un cántico de salvación, él expone que con su alma, emociones, e intelecto razón y corazón, no es por un emocionalismo ni por el resultado de un análisis intelectual sobre el juicio de Dios; es un deseo de todo su ser por estar en la presencia de Dios lo que le impulsa a prometer, a comprometerse en buscar del Señor cada día, de madrugada y mientras viva.

No es casual que sea de madrugada, tiempo de quietud, de frescura, de descanso, pero también como primera acción en el trajín del día y no lo es tampoco el que sea de por vida; cada día mientras haya espíritu dentro de mí.

Cada día dependemos de Él no sólo para que supla nuestras necesidades sino para disfrutar el precioso solaz de su presencia.

REFLEXIÓN:
No lo voy a invitar a que prometa, pero sí a hacer de la presencia de Dios una necesidad vital; en la medida en que ésta necesidad crezca su espíritu lo impulsará, con promesa o sin ella a buscarle cada día de madrugada.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.