Devocional 6 de Septiembre 2017

AMOR ETERNO


JEREMÍAS 31:3 “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia.”

Uno de los atributos de Dios es su eternidad y Él no duda en expresar que su amor por Israel tiene esta característica y que es la razón de su misericordia.

Jeremías fue portavoz del mensaje alentador del Señor para las familias de Israel ad portas de la destrucción de Jerusalén y su deportación a Babilonia; en medio de la incertidumbre y la inminente catástrofe nacional, quizá cuando nadie le creería el profeta hace eco de la declaración permanente del amor de Dios.

Hoy podemos leer este hermoso versículo y aplicarlo a la iglesia. Es un mensaje para hoy y para nosotros. Él no ha cambiado; sigue siendo eterno y su amor también; su misericordia es la manifestación de su amor, la gracia inmerecida de la salvación es la que lo evidencia; su misericordia que permite que seamos su novia adornada con su gracia.

Cada uno de nosotros podemos hacer un listado de los beneficios recibidos por su amor eterno, sí, cada bondad es inmerecida, es el amor eterno de Dios el que nos perdona, nos hace libres, nos permite acercarnos a su trono, nos llena de esperanza de una eternidad con Él.

Es a cada uno que se dirige El Señor, es a cada uno a quien ama, es a cada uno que prolonga su misericordia, es a ti y a mí a quienes hoy recuerda que es por amor que nos reconcilia a través del sacrificio en la cruz y nos hace sus hijos, su iglesia, su pueblo.

REFLEXIÓN:
¡Qué favor inmerecido es su amor! Recibamos su declaración como el mejor regalo; correspondamos a su misericordia con una vida en la que su amor sea correspondido a través de la obediencia diaria; que querer agradarle se convierta en prioridad, ¡la gloria a Él!


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.