Devocional 6 de Febrero 2018

A LA TERCERA NO VA LA VENCIDA


2ª CORINTIOS 12: 8b-9 tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 

Un dicho popular dice “la tercera es la vencida” para indicar que al tercer intento de algo se logrará el objetivo, aquí no se cumple, Pablo el apóstol a los gentiles testifica que le fue dado un aguijón, NTV dice una espina, en su carne; no sabemos exactamente a que hace referencia, pero se cree es a una enfermedad crónica y hasta incapacitante, el símil que usa es el de algo punzante es decir más que molesto, doloroso y permanente. El apóstol relata que tres veces ha suplicado al Señor para que lo quite, le sane, súplica que ha tenido una respuesta negativa y un determinante “bástate mi gracia”

¡Qué situación la de Pablo! ¡Él tan suficiente e independiente, además líder y maestro con una petición denegada tres veces! Pero lo que leemos enseguida es toda una lección de humildad, contentamiento, entendimiento, gozo, fortaleza.

El versículo siete contextualiza el de referencia: Pablo entiende, es decir discierne que Dios lo está librando de la jactancia por su ministerio, por la especial revelación del Espíritu Santo, acepta humildemente la respuesta, se contenta con su condición, decide gozarse con sus debilidades y fortalecerse en la fe a través de sus dificultades.

Creo, que esta situación generó en quienes lo rodeaban y en quienes lo leyeron y leemos un sentimiento de respeto por el apóstol, pero sobre podemos ver un ejemplo vivo de la forma como Dios trabaja en cada uno, Él es particularmente creativo y da a cada uno según sus propósitos; forma carácter, acrecienta la fe, enseña que la salud espiritual está por encima de la física y que Él tiene un plan perfecto para Ud. y para mí.

REFLEXIÓN:
Nuestra tarea es orar con fe y esperar la respuesta del Señor según Su voluntad.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.