Devocional 8 de Febrero 2018

TODO Y SIEMPRE


2ª CORINTIOS 9:8   Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra. 

El contexto de este versículo corresponde a la enseñanza-exhortación de Pablo acerca de las ofrendas. En los versos precedentes el apóstol escribe sobre la relación siembra-cosecha y sobre la actitud gozosa al ofrendar.

El texto en mención usa repetidamente el adverbio de cantidad todo (a) (s), otras versiones lo hacen menos con idéntica connotación, además en tan breve espacio encontramos el adverbio de frecuencia siempre, pareciera un error de estilo gramatical pero considero que no es tal, más bien su reiteración ayuda en la comprensión de la lección que el Espíritu Santo nos da a través de Pablo.

Comienza destacando el poderío del Señor para lograr que en usted y en mí abunde toda gracia, es decir todo lo que Él quiere darnos sin merecerlo con el propósito de que tengamos siempre en todas las cosas, llámese áreas; tales como salud, recursos económicos, disponibilidad de tiempo, comunión con Él y con los demás, todo lo suficiente, podamos abundar para toda buena obra.

El mensaje es claro: No tengamos temor, ni tristeza, ni estrechez al ofrendar, y no solo es dinero; es también tiempo, compañía, consejo, ayuda en diversos aspectos, servicio y demás oportunidades; Él es quien nos provee todo, en todo tiempo y tanto que podemos bendecir a otros. A veces creemos que lo que tenemos nos lo hemos ganado por méritos o comprendemos que es favor de Dios pero nos falta entendimiento para discernir que no es de uso exclusivo sino que debe ser dispuesto para compartir con quienes necesitan.

REFLEXIÓN:
Una oración de gratitud por todo lo que recibimos siempre del Padre debe incluir la petición que Su gracia nos guíe a hacer el mejor uso de sus misericordias, que otros puedan ver su abundante gracia sobre nosotros.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.