Devocional 9 de Septiembre 2017

DIOS JUEZ JUSTO


NAHUM 1:3 “Jehová es tardo para la ira y grande en poder, y no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies”.

Son muchos los versículos que conocemos sobre la misericordia y la paciencia del Señor. Es muy fácil repetir: Misericordioso y clemente es Jehová; lento para la ira, y grande en misericordia. (Salmo 103:8) y todas las demás citas concordantes; aún la primera parte del texto de referencia es alentadora, pero leer y entender que no tendrá por inocente al culpable. Jehová marcha en la tempestad y el torbellino, y las nubes son el polvo de sus pies.
La imagen del Señor ha sido distorsionada:


• Algunos lo perciben y enseñan como el Dios vengativo, castigador, que solamente mira nuestras acciones para reprendernos, un Dios al que no podemos acercarnos porque está distante e infunde temor.

• Otra imagen es la de un Padre bonachón, que solamente manifiesta amor por sus creaturas, que permite y deja pasar y que estará por siempre, sin límite de tiempo dispuesto a conceder perdón.

• También están los que ven a Dios como indiferente al pecado y sus consecuencias, como que “dejar hacer dejar pasar” es su voluntad.

¡No nos equivoquemos! Dios es un Dios justo y justicia implica recibir perdón pero también castigo. Son verdad su misericordia, su lentitud para aplicar castigo, pero también es verdad que Él no permitirá que el pecado corra desenfrenado; además Él mismo anuncia castigo y destrucción como consecuencias del pecado.

Cuando leemos que es lento para la ira debemos entenderlo como que Él está dando tiempo para que quienes le conocemos comuniquemos el mensaje de salvación. Cuando el mal no tiene su castigo inmediatamente la interpretación es que si Él retribuyera con castigo todas nuestras acciones, seguramente no estaríamos ni aquí ni en la eternidad con Él.

El día del Señor, el día del juicio, es una realidad en el cronograma divino; la Escritura a través de los profetas en el A. Testamento, de las cartas Paulinas, de las cartas universales y de la misma voz del Señor Jesucristo en Mateo 24:42 Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor. No hay excusa, toda Su Palabra contiene la advertencia ante el justo juicio de Dios.

REFLEXIÓN:
Quiero cerrar con la lectura cuidadosa de 2ª de Pedro 3:17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.