Devocional 9 de Noviembre 2017

EL ESPÍRITU SANTO INTERCEDE


ROMANOS 8:26 “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles”.

“No hay silencio que no termine” Es un libro escrito por Ingrid Betancourt después de seis y medio años de secuestro; podría ser uno más de los libros leídos con esta temática y con el estilo propio de un relato, pero encontré en él cómo Dios en su bondad actúa de manera particular y en las circunstancias más difíciles e inesperadas.

La autora, encuentra una Biblia y la convierte en su compañía, consuelo, guía; como buena lectora la lee acuciosamente y es su mayor tesoro; así lo expresa en diferentes ocasiones; pero específicamente, en lo que tiene que ver con el texto de referencia, ella escribe que en un principio su oración diaria era por su liberación, pero que como no se daba optó por hacer suya la enseñanza de Pablo, decidió permitir que fuera el Espíritu Santo quien intercediera por ella, de esta forma su angustia, espera, cautiverio se hicieron una carga menos pesada. Cualquiera podría pensar que las circunstancias hicieron que leyera la Escritura y elevara oración, pero la obra del Espíritu Santo en su vida hicieron que de acuerdo con una entrevista reciente, su nuevo rol de escritora, está construido desde la base de sus propias vivencias, de su crecimiento espiritual y de sus estudios de teología y griego antiguo en Oxford, los cuales fueron alentados por la lectura de la Biblia mientras estuvo retenida en la selva.

En otro aparte dice: Lo que más le interesa es que a través de sus letras, los lectores se acerquen a la libertad que da el perdón.

Quienes asistimos a iglesias cristianas, a veces, creemos que la obra del Espíritu Santo, su intercesión, consuelo, dirección, ¡es nuestra propiedad exclusiva! ¡Perdón Señor, Olvidamos tu misericordia! Lo anterior ilustra que la misericordia de Dios no tiene barreras, ni está encerrada en los templos, que Él verdaderamente se muestra a quienes le buscan de corazón, que Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras (Salmo 145:18) y que Él es bueno, fortaleza en el día de la angustia; y conoce a los que en él confían (Nahúm 1:7)

REFLEXIÓN:
Que la Palabra de Dios sea vida en cada uno a través de la obra del Espíritu Santo.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.