Devocional 9 de Enero 2018

AFABLE Y APACIBLE


1ª PEDRO 3:4 Sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

El contexto inmediato nos remite al versículo anterior en el que el apóstol habla del atavío entendido éste no solo como el vestido sino además a su conjunto de adornos y accesorios. Parte de nuestra vida y nuestro dinero está dirigido a este aspecto del diario vivir, qué vestir de acuerdo a la ocasión, al clima, a la hora, en fin una amplia gama de circunstancias que determinan su uso. El espejo es nuestro primer juez al respecto.

Pedro nos exhorta a hacer una mirada al espejo interior, a hacer una revisión del atavío del corazón, a la esencia de lo que somos, a nuestra íntima naturaleza que no se esconde en un vestido y que sólo Dios y cada uno conoce plenamente pero que se trasluce en las actitudes.

Es específico en utilizar los términos espíritu afable (léase no crear problemas) y apacible (soportar con tranquilidad las molestias causadas por otros) para además decir que constituyen el incorruptible ornato y de gran estima delante de Dios.

REFLEXIÓN:
¡Hoy me vestiré con las mejores galas de mi espíritu para honrar a Dios y ser agradable a otros!


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.