Devocional 9 de Julio 2018

NUESTRA SEGURIDA FINANCIERA


MATEO 25:14-28 14 Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes.15 A uno dio cinco talentos, y a otro dos, y a otro uno, a cada uno conforme a su capacidad; y luego se fue lejos. 16 Y el que había recibido cinco talentos fue y negoció con ellos, y ganó otros cinco talentos. 17 Asimismo el que había recibido dos, ganó también otros dos. 18 Pero el que había recibido uno fue y cavó en la tierra, y escondió el dinero de su señor. 19 Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos. 20 Y llegando el que había recibido cinco talentos, trajo otros cinco talentos, diciendo: Señor, cinco talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros cinco talentos sobre ellos. 21 Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu Señor.22 Llegando también el que había recibido dos talentos, dijo: Señor, dos talentos me entregaste; aquí tienes, he ganado otros dos talentos sobre ellos. 23 Su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor. 24 Pero llegando también el que había recibido un talento, dijo: Señor, te conocía que eres hombre duro, que siegas donde no sembraste y recoges donde no esparciste; 25 por lo cual tuve miedo, y fui y escondí tu talento en la tierra; aquí tienes lo que es tuyo. 26 Respondiendo su señor, le dijo: Siervo malo y negligente, sabías que siego donde no sembré, y que recojo donde no esparcí. 27 Por tanto, debías haber dado mi dinero a los banqueros, y al venir yo, hubiera recibido lo que es mío con los intereses.28 Quitadle, pues, el talento, y dadlo al que tiene diez talentos.

SENTIRSE SEGURO DE UNA NECESIDAD HUMANA FUNDAMENTAL. Muchos piensan que su situación económica está asegurada hasta que cambian sus circunstancias, y la realidad los golpea. A diferencia de lo que dice el mundo, la seguridad económica no se encuentra en una cuenta bancaria o en un fondo de jubilación, sino en una relación con aquel que es el dueño de todo en el cielo y en la tierra.

El señor no está demasiado ocupado en la tierra gobernando el universo para no interesarse por nuestros problemas económicos. La verdad es que a Él le importa cada detalle de nuestra vida, incluyendo nuestra necesidad de tener estabilidad económica. Si confiamos en su dirección en cuanto a como ganar y usar el dinero, tendremos paz, satisfacción y gozo.

Cuando se trata de las finanzas, tres verdades fundamentales deben regir nuestro pensamiento:

1. Dios es el dueño de todo
2. Somos administradores de las posesiones de Dios
3. Un día rendiremos cuentas a Dios de la manera de utilizamos sus recursos.

La verdadera seguridad se obtiene solo cuando usamos el dinero de Dios a su manera y para sus propósitos. Solo Él conoce el futuro y tiene el poder para suplir para nuestras necesidades.

REFLEXIÓN:
¿Quisiera experimentar la estabilidad de la paz interior, aun durante una catástrofe económica? Confiar en la provisión del Señor y obedecer sus mandamientos le darán confianza cuando otros sean víctimas del miedo y la incertidumbre. Descanse sabiendo que Dios suple las necesidades de sus hijos.


Escrito por:
Pastora: Luz Adriana Giraldo
ICC MIAMI

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.