Devocional 13 de Septiembre 2017

SU GRACIA SIN LÍMITES


1°REYES 17:9 “Levántate, vete a Sarepta de Sidón, y mora allí; he aquí yo he dado orden allí a una mujer viuda que te sustente.”

La historia completa va hasta el versículo nueve; en ella se destacan tres acontecimientos. Inicialmente la provisión de aceite y harina en la casa de una viuda pobre a quién el Señor escogió para que sustentara al profeta Elías, la fe de la mujer en las palabras del mensajero de Dios y luego la enfermedad, muerte y resurrección del hijo de la viuda.

Sería un relato común de la gracia de Dios sobre una mujer si no tuviera algunas características muy especiales:

• Sarepta era una población de la costa mediterránea de Fenicia, de la provincia de Sidón, habitada por cananeos; no era parte del reino de Israel.

• La viuda en mención no seguía a Dios (v.12) pero había oído de Él.

• Dios la escoge para que diera de su pobreza y de esta forma mostrarse como Jehová Jireh, el Dios proveedor en medio de la sequía de toda la región la cual tuvo una duración de tres años y medio. Ella decide creer y dar.

• Además de la provisión Dios se mostró a esta viuda como el Dios de la vida, a través del profeta resucitó a su hijo.

• La viuda reconoce el ministerio de Elías y la grandeza de Dios.


Tan importante es esta historia bíblica que el Señor Jesús la retoma en Lucas 4: 16-24 cuando en la sinagoga de Nazaret, lugar de su crianza, lee y explica la Escritura. Dos situaciones se destacan en la enseñanza del Señor; por un lado denuncia que al igual que Elías, él tampoco es aceptado en su tierra y por otro la voluntad de Dios de derramar su Gracia sobre los gentiles. La obra divina en la viuda de Sarepta es una muestra de su amor sin límites por la humanidad; muchas viudas y mucha pobreza en Israel pero Él quiso alcanzar en gracia a una extranjera.

REFLEXIÓN:
La gracia de Dios es el regalo inmerecido sobre nosotros, la actitud y la fe de la viuda es el ejemplo a seguir: Escuchar, ofrendar, creer y reconocer a Dios como dador de todo bien.


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.