Devocional 13 de Marzro 2018

NATURALEZA HUMANA


MARCOS 7:2 Los cuales, viendo a algunos de los discípulos de Jesús comer pan con manos inmundas, esto es, no lavadas, los condenaban. 

Cuando el texto habla de los cuales se refiere a los fariseos y escribas que habían ido de Jerusalén a tierra de Genesaret para oír al Señor; no para aprender sino para encontrar ocasión de criticarlo y acusarlo. La ocasión se les presenta: Algunos de sus discípulos, ¡no se bañaron las manos para comer! La misma escritura nos da la razón de su alarma; Una de sus tradiciones era bañarse, bañarse y volver a bañarse.

La anterior situación fue aprovechada por el Señor para acusar y recriminar a los líderes religiosos y de paso recordarles la Escritura (Isaías 29:13) Acto seguido expone una de sus grandes enseñanzas: Nada hay fuera del hombre que entre en él, que le pueda contaminar; pero lo que sale de él, eso es lo que contamina al hombre. (Marcos 7:15).

Es la naturaleza humana la que busca satisfacer por medio de tradiciones, rituales y manifestaciones externas las necesidades espirituales; es la naturaleza humana la que está presta a criticar e increpar, a reprochar y juzgar. No nos engañemos, Él mira el corazón; no son nuestras obras de misericordia ni nuestras señales de falsa piedad, lo que mira es la condición de obediencia y adoración.

Al mismo tiempo el Señor Jesús insta a sus oyentes a vivir en justicia lo cual es posible cuando Él reina en el corazón; descalifica la mera observancia de códigos externos y esencialmente humanos como camino de rectitud.

REFLEXIÓN:
Nuestra mirada debe estar puesta en Él y nuestra vida debe mostrar su justicia, solo posible por la obra redentora.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.