Devocional 15 de Enero 2018

EL JUSTO POR LA FE VIVIRÁ


HABACUC 2:4 He aquí que aquel cuya alma no es recta, se enorgullece; mas el justo por su fe vivirá.


La segunda parte del versículo es la que titula este escrito y es la más conocida, recitada, mal interpretada o acuñada según la conveniencia.

La primera parte dice “He aquí aquel cuya alma no es recta, se enorgullece.” Completando el versículo existe una conjunción (más o pero) que enlaza las dos premisas.

Este versículo presenta un contraste entre los injustos o mejor no justificados; aquellos cuya vida no es recta, no es correcta, están inmersos en el mal o que basan la estabilidad de su vida, el sentido de su existencia en sus propias fuerzas, en sus logros y por ello están envanecidos y como toda vanidad transitoria, superflua, sin futuro. Por otro lado los justos o mejor, justificados por su amor, usted y yo, que por nuestra fe, entendida aquí como fruto del Espíritu es decir fidelidad, consistencia, coherencia viviremos, daremos fruto, tendremos vida más allá de la muerte.

REFLEXIÓN:
Sí, el justo por su fe (más allá de creer, es permanecer fiel y ser consistente) vivirá, es una promesa y creemos en ella pero estemos seguros que nuestra alma es recta, memoricemos, interioricemos, hagamos vida en nosotros el versículo completo: “He aquí aquel cuya alma no es recta se enorgullece, mas el justo por su fe vivirá”


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.