Devocional 16 de Septiembre 2017

ARMAS ESPIRITUALES


2ª CORINTIOS 10: “Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas.”


Pablo emplea algunas analogías para referirse a los seguidores de Cristo; dos de ellas son atleta, y soldado. Las dos implican acción, ejercicio permanente, disciplina, sujeción, preparación, dedicación, sacrificio, estado de alerta; en fin condiciones particulares para ser exitosas.

En este caso el contexto es la guerra espiritual entre lo terrenal y carnal frente a lo espiritual; entre la naturaleza pecaminosa y el camino de santidad. El apóstol emplea términos militares para referirse a esta permanente confrontación contra el pecado y Satanás. En esta ocasión Pablo quiere advertir sobre la batalla de nuestro propio intelecto y argumentos humanos que derivan en ideas y conductas arrogantes. Además nos recuerda que el comandante es Cristo a quien le debemos obediencia, en cuanto a los pensamientos y acciones.

Una clara descripción del soldado es el uso de armas; y Pablo explica que las que debemos aprender a manejar para luego usar son de carácter divino, espiritual; es interesante que él emplea el término poderosas como antónimo de carnales, lo cual significa que tienen poder, es decir que son efectivas; tanto que pueden destruir fortalezas.

Las poderosas armas en las que los soldados del ejército de Cristo debemos ejercitarnos son: Oración, fe, esperanza, amor, Palabra y llenura del Espíritu Santo; más adelante da la clave: Obediencia a Cristo, entendida ésta como el escuchar atentamente, o leer cuidadosamente las instrucciones consignadas en Su Palabra.

REFLEXIÓN:
Hacer parte del ejército de Cristo es un honor que debe ser correspondido con el adecuado uso de las armas dadas por Dios y el sometimiento de nuestros argumentos y así demostrar dependencia absoluta de Él.


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.