Devocional 16 de Marzo 2018

AUN ANTES DE HABLAR.


ISAÍAS 65:24 Y antes que clamen, responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído. 

Son muchas las muestras de amor del Padre, pero el anterior versículo es una manifestación de un consentimiento especial. Su paternidad se desborda en esta hermosa declaración, que además es una promesa de la gloriosa nueva creación.

Es verdad que el contexto de la profecía del capítulo de Isaías nos indica el reinado milenial de Cristo, pero también es cierto que son muchas las veces que tenemos respuestas antes de pedir, o enseguida de hacerlo.

Podríamos hacer una larga lista de lo que el Padre nos da aún sin pedir: la vida, por ejemplo, la familia, los medios para vivir, la salud, las grandes y pequeñas alegrías, pero el más grande tesoro, la salvación por medio del sacrificio del Señor Jesús en la cruz, llegó a nosotros por Su Gracia y solo por ella.

Más que eso, cada día nos ofrece su protección y su cuidadoso amor y ¡muchas veces sin pedirlo porque creemos que tenemos derecho a ello! ¡No! es que Él responde antes que clamemos y escucha mientras hablamos.

REFLEXIÓN:
Que nuestra oración sea más que pedidos para que Él pueda escuchar alabanza, gratitud y adoración. Su precioso amor responderá a nuestras peticiones de acuerdo a Su Voluntad porque Él sabe qué nos conviene. ¡Aleluya!


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.