Devocional 16 de Febrero 2018

RECONCILIADOS, AHORA AMIGOS.


Romanos 5:10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida. 

Hablar de reconciliación implica el restablecimiento de la amistad entre dos o más partes enemistadas; el prefijo re, indica volver a conciliar o volver a establecer. Sí, cuando Dios creó al hombre la relación entre Él y la primera pareja era de amistad; la caída en pecado rompió esta relación y es así como en el Antiguo Testamento solo en algunos casos específicos se menciona a Dios como amigo; el temor era la característica predominante de la comunicación con Él.

El texto para hoy nos indica cual fue el precio de la reconciliación: El sacrificio del Señor Jesucristo nos reconcilia con Dios Padre y además nos salva; solo es posible restablecer la relación con Dios a través de la aceptación del señorío de Cristo en nuestra vida.

Lo interesante es que Dios mismo quien buscó y diseñó el plan de salvación ¡Él buscó ser amigo del hombre nuevamente! ¡Fue su iniciativa! 2ª Corintios 5: 18ª lo dice: Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo.

No es fácil entender este deseo del Señor, nuestra mente finita solo acierta a aceptar esta verdad cuando guiados por el Espíritu Santo entiende la grandeza infinita de su amor; el paso siguiente es fomentar esta amistad, disfrutar de ser amigos, complacer a Dios con nuestra amistad; Él se agrada en que anhelemos conocerlo y entenderlo, que conozcamos sus atributos y su obra (Jeremías 9:24)

Para cuidar la amistad con Dios, podemos pensar en cómo se hace desde el plano social y practicarlo: Hablar continuamente con Él, tener un corazón agradecido, querer conocerlo cada día más, ser sincero y auténtico, sin fingimientos, al fin y al cabo Él lo sabe todo de mí, hacer por amor, lo que a Él le gusta, hacerlo partícipe de mis planes, de mi vida.

REFLEXIÓN:
Desarrollar una amistad requiere esfuerzo, dedicación y voluntad, ¡Ya tenemos el privilegio de la reconciliación! Ahora ¡Fomentemos su amistad!


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.