Devocional 17 de Febrero 2018

LA PALABRA ES LUZ


SALMO 119:105   Lámpara es a mis pies tu palabra, Y lumbrera a mi camino.

Sabemos de memoria muchos versículos sobre la Escritura, cantamos muchas de sus virtudes, repetimos que es el “manual del cristiano”; es un tema inagotable sobre el cual no sobra meditar.

Lo que es La palabra de Dios lo dice ella misma, leerla, estudiarla, reflexionar y practicar su mensaje es un proceso de disciplina espiritual que debe ser dirigido por el Espíritu Santo. El texto citado contiene dos símiles o comparaciones: La Palabra como lámpara o lumbrera y la vida como camino.

Quienes alguna vez han transitado por el campo en horas de la noche saben lo difícil, por no decir que imposible, que es hacerlo si no se tiene una lámpara o linterna, cualquier actividad de exploración incluye en la lista de útiles una de ellas, de otro modo es una tarea muy difícil y sin seguridad de culminar satisfactoriamente el recorrido; el contexto histórico del salmo no nos da otra opción de alumbrado, eso nos indica la importancia de las comparaciones planteadas por el autor.

La vida es un camino que recorrer, y no nos referimos a andarlo en el crecimiento natural sino a la multitud de escollos a superar; no podemos pensar en que andamos una senda a ratos con luz y a ratos no, por llano que parezca el camino necesitamos ser alumbrados.

Mencionemos algunas circunstancias que pueden hacernos caer o desviar:

∞ Un sendero resbaloso: Las tentaciones y ocasiones de caer.
∞ Ramas que dificultan el avance: Filosofías extrañas que se atraviesan.
∞ Oscuridad total: La maldad circundante y la naturaleza pecaminosa.
∞ Luces lejanas y extrañas: Los valores aparentes o falsos.
∞ Precipicios: Apariencias de piedad representadas en ritualismo, falsa moral, legalismo. ∞ Escasez de provisión: Carencia o falta del conocimiento de Dios. Falta de oración.
∞ Fatiga permanente: Confiar en nuestras propias fuerzas por lo que se dan vueltas sin encontrar el verdadero camino. Desobediencia a sus indicaciones.

Para cada una de estas circunstancias necesitamos la Luz de La Palabra, y no se habla de una luz de poco alcance, se refiere a una lámpara o lumbrera que son las que iluminan todo el camino.

REFLEXIÓN:
Que ni un solo paso del camino sea andado si Su luz.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.