Devocional 20 de Septiembre 2017

ESTUDIANDO EN PRISIÓN


2ª TIMOTEO 4:13 “Trae, cuando vengas, el capote que dejé en Troas en casa de Carpo, y los libros, mayormente los pergaminos.”


Pablo en la cárcel por segunda ocasión, anciano y abandonado por sus amigos escribe a Timoteo, su discípulo amado y le pide que vaya a verlo, pero además que le lleve algunas cosas personales entre ellas sus libros y pergaminos.

Podríamos pensar que confinado como estaba en una celda húmeda y fría además de su capote o abrigo pediría elementos más prácticos y útiles que libros y pergaminos, pero es que estamos hablando de Pablo el incansable lector y escritor, Pablo para quien la cárcel era una oportunidad de escribir, leer y estudiar; es por eso que no pide otra cosa las enunciadas en el versículo.

Esta recomendación nos debe conducir a meditar sobre la importancia de leer, estudiar y si es posible escribir; no podemos sustraernos a la realidad circundante; es nuestra obligación estar siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros 1ª pedro 3:15 y ¿Cómo lo haremos si no leemos, estudiamos, analizamos y demás acciones mentales?

Cito al escritor James Emery White quien en su libro “Una mente para Dios” escribe: El peligro de la actualidad es que cuando una mente cristiana se encuentra en mayor necesidad, los cristianos expresan poca necesidad por la mente y, como resultado, incluso, menos determinación para desarrollarla. Existe incluso, una sensación de que la mente no desarrollada es más virtuosa que una preparada para la batalla. La anterior referencia es una alerta sobre la necesidad de capacitarnos, estar actualizados, poder abordar temas de interés general, sentar opiniones frente a los temas de controversia; ser participantes activos de los entornos a los que pertenecemos. Los cristianos podemos ayudar a la cultura para que responda a los propósitos de Dios.

REFLEXIÓN:
A veces la excusa de no tener tiempo nos aleja de la lectura, no solo de La Biblia sino de todo lo demás; hoy le invito a hacer una lista de “las cosas que puede dejar de hacer” para dar lugar a la lectura de La Palabra y de otras fuentes de información. Sólo una mente preparada puede presentar defensa.


Escrito por:
Myriam Gonzales de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.