Devocional 20 de Enero 2018

RESPONSABILIDAD CON MI NACIÓN


2° Crónicas 7:14. Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. 

Cuatro condiciones, o mejor responsabilidades coloca el Señor en usted y yo por ser sus hijos, su pueblo.

Además de mantenernos fieles a nuestra profesión de fe y evangelizar, funciones propias de la iglesia, Él nos recuerda que somos parte de una nación, que como ciudadanos temporales de un país tenemos responsabilidades que van más allá de pagar impuestos y ejercer los derechos-deberes civiles; es su propia voz que en este pasaje pronuncia cuatro condiciones Sine Qua Non (sin las cuales no…).

Son ellas:

1. Si se humillare mi pueblo sobre el cual mi nombre es invocado: Usted y yo, cristianos somos su pueblo, usted y yo somos quienes debemos humillarnos, no los demás, nosotros.

2. Y oran: Acción de entrar a su santuario con súplica reverente, con intercesión por la nación.

3. Y buscan mi rostro. No es una búsqueda superficial, es encontrar su mirada sobre nosotros, contemplarle cara a cara, de padre a hijo.

4. Y se convierten de sus malos caminos. Si, reconocer que muchas veces resbalamos y nos quedamos; que contaminamos nuestro pensar, hablar, y hacer con pecado y que es necesario un cambio radical.

Entonces, dice el Señor: Yo oiré desde los cielos, perdonaré sus pecados y sanaré su tierra.

REFLEXIÓN:
Es en nuestros corazones y rodillas, es nuestra la responsabilidad, como parte de su iglesia pero también como ciudadanos del país que nos dio por patria.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.