Devocional 22 de Febrero 2018

MARTILLO PODEROSO


JEREMÍAS 23:29b. ¿No es mi palabra… como martillo que quebranta la piedra? 

La dureza del corazón del pueblo de Judá y de sus falsos profetas hacen que El Señor señale que su Palabra además de ser fuego también es martillo que quebranta la piedra; NTV dice ¿No es como martillo poderoso que hace pedazos una roca?

El martillo es una herramienta cuya función es cambiar la forma o despedazar el objeto sobre el cual es aplicada su fuerza; es decir puede ser usado como moldeador o como pulverizador.

La Palabra de Dios cumple exactamente esta función y al igual que el martillo puede ser usada directamente (Cuando se lee, estudia, medita por cuenta propia) o cuando su fuerza es aplicada indirectamente (A través de una enseñanza, exhortación, predicación) No hay duda o moldea o hace polvo para empezar de nuevo.

La figura del alfarero nos ayuda a comprender el símil; si necesita corregir el molde, usa un martillo suave para corregir, pero si definitivamente debe cambiar su obra, aplica la fuerza contundente de un martillo contundente.

Dios lo dijo y ¡Su Palabra es verdad! Su palabra es martillo, es contundente y sólida para quebrantar aquello que no corresponde al propósito del Señor para nuestra vida y aquello es la roca, piedra que nos hace tropezar y caer; puede llamarse incredulidad, orgullo, vanagloria, pereza, desobediencia, falsedad, iniquidad. Y ¡claro! También es la herramienta necesaria para quebrantar los corazones endurecidos de los no creyentes. Es el Espíritu Santo a través de su Palabra el que convence de pecado.

REFLEXIÓN:
El ser moldeados o quebrados por su Palabra puede ser doloroso, pero es un privilegio estar en la mano del Divino Maestro.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.