Devocional 26 de Febrero 2018

NUESTROS HERMANOS


1ª JUAN 3:16 En esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos. 

Es posible que todos sepamos de memoria Juan 3:16 versículo que parece el antecesor del propuesto para reflexionar hoy. Así hace Dios las cosas; no es una coincidencia es una diosidencia.

Sabemos que el amor de Dios fue tan grande que dio a su Hijo para que muriera por ti y por mí; a veces leemos y quizá también recitamos el verso de referencia sin detenernos a considerar la magnitud de su contenido.

Podemos pensar que habitamos en una región que ya no sufre persecución religiosa, además no somos ni misioneros ni evangelistas entonces es muy remota la posibilidad de tener que poner mi vida por otros, por mis hermanos. Pero dar la vida por los hermanos implica entre otras acciones:

∞ Pertenecer a la familia de Cristo, ser parte de la iglesia.
∞ Amar más importante que ministrar.
∞ Dedicar tiempo para escuchar.
∞ Dedicar tiempo para compartir.
∞ Animar, acompañar en momentos dulces y tristes.
∞ Sentir verdadera compasión por el necesitado (En todas las áreas)
∞ Pedir perdón cuando haya necesidad y perdonar (Así no nos lo pidan)
∞ Ser auténtico y sincero.
∞ Ser humilde; reconocer limitaciones y talentos.
∞ Ser tolerantes (Soportaos unos a otros)
∞ Practicar la paciencia y la amabilidad.
∞ Manifestar gozo.
∞ Ser bondadoso.

Como ven la lista es larga y podría ser más, ser parte de la familia del Señor es un privilegio, recordemos que somos santos pero no perfectos y dar la vida por otros es sacrificar el egocentrismo y dar cabida a la fraternidad.

REFLEXIÓN:
Mostrar hoy el amor de Dios hacia mí a través de mi amor a otros, sobre todo a los otros a quienes no es fácil amar.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.