Devocional 28 de Julio 2018

EL DESARROLLO DE LA PACIENCIA


SANTIAGO 1:1-4 Santiago, siervo de Dios y del Señor Jesucristo, a las doce tribus que están en la dispersión: Salud. La sabiduría que viene de Dios. 2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, 3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. 4 Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.

CUANDO LAS PERSONAS ME DICEN que están orando por paciencia, muchas veces les pregunto qué están haciendo para tener un corazón tranquilo y apacible. La paciencia no es algo que los creyentes reciban, es atributo que desarrollan con el tiempo y la experiencia.

Pensemos en la paciencia como un musculo que tenemos utilizar para verlo desarrollado. Para ello, los creyentes debemos reconocer la dificultad como una oportunidad, para fortalecer la paciencia. El instinto humano es clamar a Dios cuando la tribulación toca a nuestra puerta. Les echamos la culpa a otros, nos resistimos. Nos quejamos, pero no decimos: “¡Gracias Señor es hora de aprender a ser mas pacientes!”. Las personas no estamos a costumbradas a pensar de esa manera, pero según la Biblia así es como debemos hacerlo.

El libro de Santiago nos dice que consideremos las pruebas como un motivo de gozo (1:22). Desde el punto de vista humano, alabar al Señor por las tribulaciones es anormal. Sin embargo, hacerlo comienza a tener sentido para los creyentes cuando nos aferramos a la promesa de Dios de que todas las cosas son para nuestro bien (Romanos 8:28). No estamos esperando en el Señor en vano. Podemos alabarle por la solución que dará por las vidas que cambiará o por el fruto espiritual que desarrollará en nuestras vidas.

Aceptar las adversidades como un medio de crecimiento es un concepto radical en este mundo; y aún más lo es el creyente que alaba al Señor por la tormenta. Pero los seguidores del Señor tenemos motivos para regocijarnos.

REFLEXIÓN:
La tribulación aumenta nuestra paciencia, para que podamos mantenernos firmes en las promesas de Dios y esperar su momento perfecto.


Escrito por:
Pastora: Luz Adriana Giraldo
ICC MIAMI

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.