Devocional 29 de Noviembre

PROPÓSITO CUMPLIDO


HECHOS 13: 36 “Porque a la verdad David, habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió”.

Cuando leemos y escuchamos que David era conforme al corazón de Dios y conocemos su historia, es posible que nos preguntemos ¿Con tantos pecados? Sí, a Dios no le interesa esconder los pecados de sus hijos, mas bien que a través de sus vidas podamos aprender: Hoy no nos ocuparemos de este tópico de David; resaltamos la expresión: habiendo servido a su propia generación según la voluntad de Dios, durmió.

Dos grandes ideas que nos son ejemplo:

• Habiendo servido a su propia generación: Es el testimonio de una vida de servicio, del cumplimiento del propósito de Dios para su vida; sabemos que la adoración es el sello característico de David, pero no se conformó con escribir, cantar e interpretar innumerables salmos, tocar el arpa (1| Samuel 16:16) con maestría, crear instrumentos de acompañamiento (2° Crónicas 7:6); más allá de su devoción por Él, se ocupó en servir de diferentes maneras según su edad; pastor de ovejas, acompañante del rey Saúl, soldado, rey, profeta, escritor, músico y cada labor realizada con esmero, en el momento que debía hacerla. Cumplió cabalmente las tareas asignadas.

• Según la voluntad de Dios. David al igual que otros pudo haber hecho muchas cosas según su propio criterio, pero aquí y a través de la lectura de la Escritura encontramos que lo hizo según la voluntad de Dios, permitió que Él guiara su hacer, leemos en los salmos, que de forma reiterativa pide consejo a Dios, deja sus grandes dificultades en sus manos, reconoce sus pecado y suplica perdón, que para sus pequeñas y grandes decisiones consulta con el Señor.

Al leer el versículo de referencia podemos entender que “David fue un hombre conforme al corazón de Dios” (1° Samuel 13:14) que ser conforme a Su corazón no es ser perfecto, es permitir y cumplir los propósitos del Soberano en nuestra vida. Una vida de adoración (léase diario vivir de acuerdo a La Palabra), una vida de servicio oportuno, una vida marcada por el excelente cumplimiento de los deberes cristianos pero también en todas las áreas; es decir familia, lugar de estudio, trabajo, deberes civiles y demás oportunidades de mostrar la obra de Dios por nuestro testimonio.

REFLEXIÓN:
La exhortación de Pablo a Timoteo en su primera carta verso 2:15 es de aplicación actual: Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse. Es para nosotros hoy.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.