Devocional 31 de Diciembre 2017

SIN ATRACTIVO


ISAÍAS 53:2 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos.


Por lo menos en nuestro país, estamos acostumbrados a ver por doquier imágenes de Cristo con una apariencia de hombre bien parecido. No necesito hacer descripción; todos las hemos visto.

Hace unos años, antropólogos estudiosos proyectaron la imagen de un prototipo que correspondería a la del Señor, y yo me sentí confundida; ¡no podía ser! No era atractivo; quizá había leído muchas veces la cita de referencia pero no la había estudiado. Luego lo hice.

N.T.V. Dice: no había nada hermoso ni majestuoso en su aspecto, nada que nos atrajera hacia él. Clara y escuetamente, el texto en cualquier versión es el mismo; el Señor era sin atractivo, no tenía un linaje inmediato prominente, aunque de la tribu de Judá vivían en el norte del territorio, no poseía riquezas materiales, la profesión de su padre no era ilustre, sus ropas no eran pomposas; quizá se esperaba que su rostro tuviera una belleza extraordinaria, como correspondería al Hijo encarnado, pero, dice la escritura que no tenía nada que nos atrajera hacia Él.

Su santidad, bondad, misericordia, amor no pudieron verse como su belleza interior, la verdadera belleza que atrae y cautiva porque ésta es de discernimiento espiritual, y los judíos esperaban a un Mesías de quien ya tenían en su mente y corazón un estereotipo que no concordaba con Jesús.

No atraía multitudes por su apariencia externa, pero fue el portador de la salvación física y espiritual. Dios en su sabiduría, conocedor de la naturaleza humana, que se inclina por las apariencias, quiso mostrarnos un Cristo de características comunes, sin atractivo destacable. ¡Él es Sabio!

REFLEXIÓN:
Que cada día, nuestra madurez espiritual nos permita pasar el límite de las apariencias de las personas y los acontecimientos para descubrir el propósito de Dios.


Escrito por:
Myriam González de Bohórquez
Docente y Tutora del IBPS

Lo expresado en los "Devocionales" representa la opinión de los escritores y no necesariamente de los directivos.